USO DE COOKIES.
 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Encontrarás más información en nuestra Política de Cookies.
 
   
 
Recordar Contraseña Alta de Nuevo Usuario Usuarios Online:  90
Buscar

Mundo Piscina

 
 
Inicio | Mundo Piscina | Tratamientos y cuidados del agua

Tratamientos y cuidados del agua

 
Alcadecor.com
 
3348  

La desinfección es un tratamiento químico que debemos dar a nuestras piscinas para mantenerlas libres de gérmenes y bacterias, es decir, para actuar contra aquella suciedad que nosotros no podemos ver pero que está ahí y así mantener el agua en unas condiciones seguras y agradables para nadar. Es complementeario al tratamiento mecánico de filtración ya que ninguno de los dos por sí solo sería totalmente eficaz. 

Concretamente, con un correcto tratamiento del agua vamos a lograr:

- Mantener el agua limpia de bacterias patógenas

- Dejar el agua libre del crecimiento y proliferación de algas

- Garantizar que el agua no es tóxica ni irritante para los usuarios de la piscina

- Prevenir la formación de olores o sabores indeseables en el agua

- Prevenir la corrosión del fondo de la piscina, su equipamiento y accesorios que se tengan

- Prevenir la formación de sedimentos en la piscina, así como el envejecimiento de las tuberías.

Veamos cuáles son los puntos más importantes a controlar para un buen tratamiento químico:

pH


El pH es la forma de medir la acidez o basicidad del agua, los valores varían de 0 a 14, el agua pura neutra presentaría un pH de 7, por encima de 7 comenzaría a ser un agua alcalina y por debajo de 7, ácida y cómo ocurre en cualquier otro aspecto, los extremos nunca son buenos y en este caso tampoco, el pH ha de posicionarse en torno al valor neutro.

Escala de pH

Por tanto lo primero que debemos hacer en una piscina es controlar el pH del agua, esto se debe a que los productos desinfectantes están creados para actuar en unas condiciones de pH determinadas y fuera de ese intervalo verían disminuida su eficacia e incluso algunos directamente no actuarían, además podríamos sufrir irritaciones en las mucosas y piel si el agua de nuestra piscina estuviese fuera del intervalo recomendado. Este intervalo del que hablamos abarca un pH de 7,2-7,6 y será recomendable hacer mediciones al menos una vez a la semana para asegurarnos que se mantiene en ese rango.

Kit de medición de pH y cloro

Alcanidad o dureza del agua


Éste es un punto que pocas veces se tiene en consideración pero que también es muy importante y no hay que confundirlo con la alcalinidad del pH pues no son lo mismo, la alcalinidad o dureza del agua nos indica la cantidad de cal que tiene el agua, si tiene mucha cal se denomina agua dura y si tiene poca se dice que es un agua débil.

Cuando los valores de cal están en cualquiera de los dos extremos se van a producir alteraciones de pH que pocas veces se podrán arreglar fácilmente usando los tratamientos de pH, si no que será necesario tratar primero el nivel de cal y posteriormente ya tratar el pH. Cuando la cal está alta hay productos que la devuelven a unos valores más estables pero cuando la cal está baja es muy dificil elevarla por lo que en ese caso es más fácil tirar el agua de la piscina y llenarla con agua nueva.

Esto es muy importante tenerlo en cuenta porque muchos quebraderos de cabeza ocasionados por intentar devolver el pH a su normalidad se podrían solucionar haciendo una simple medición del nivel de cal.

 

Cloro


Los productos clorados son los más comunes para el tratamiento del agua, éstos van a reaccionar con ella liberando ácido hipocloroso, el llamado cloro activo. Si el pH estuviera alto (alcalino) este ácido se transformaría en un ión de poca eficacia por lo que volvemos a remarcar la importancia de tener un pH adecuado antes de desinfectar el agua. Tanto el cloro activo como el ión hipoclorito se encuentran de forma equilibrada en el agua aunque variará con el valor del pH.

El cloro activo es el que presenta el mayor poder desinfectante, cuando este cloro activo se combina con amoniaco y materia orgánica nitrogenada que encontramos en el agua se va a generar un cloro de muy bajo efecto desinfectante que es el cloro combinado o cloramina. Por tanto el cloro total de una piscina va a ser la suma de la cantidad de cloro activo y cloro combinado que haya en el agua.

La función del cloro puede ser:

-Higiénica: desturye virus, bacterias, parásitos, etc. además de eliminar el riego de contaminación

-Seguridad: impide el crecimiento de algas manteniendo el agua limpia.

Aunque no usemos la piscina, el agua deberá ser tratada con cloro ya que si no se vería deteriorada por la proliferación de algas y bacterias.

Pastilas de cloro

 

Ácido isocianúrico


Este ácido no es un desinfectamente pero es un complemento del cloro fundamental ya que el cloro activo se descompone muy rápido debido a la radiacción ultravioleta perdiendo sus propiedades, sin embargo, el ácido isocianúrico actúa como un filtro ante esta radiacción protegiendo al cloro y ayudando a que sus efectos sean más duraderos. Los productos clorados que incorporan este ácido con ellos serán por tanto mucho más eficaces, un ejemplo de estos producos serían el tricloro o el dicloro.

 

Algicida


Otro de los puntos clave es el tratamiento contra las algas, con el cloro se controla en gran medida su crecimiento y proliferación pero su eficacia es mínima ya que las pastillas de cloro presentan muy poca cantidad de algicida, ineficaz frente a determinades variedades de algas con una elevada resistencia a ser eliminadas, por ello es recomendable que añadamos una cantidad complementaria de algicida semanalmente para que su dosis y efectos sean los correctos.

Si las algas no se tratan, éstas se incrustarán en las paredes y suelo de la piscina generando superficies muy resbaladizas y altamente peigrosas sobre todo en las zonas de acceso a la piscina pudiendo ocasionar accidentes indeseados a los usurios, además el agua se tornará verdosa quedando un aspecto de insalubridad. Llegados a este punto, para eliminarlas habría que cepillar muy bien paredes y suelo y realizar una cloración de choque para matarlas, tarea bastante complicada y tediosa que se puede evitar con un mantenimiento sencillo y continuado que a la larga nos ahorrará problemas.

 

Bromo


El bromo es un elemento químico que pertenece a la misma familia que el cloro por lo que sus características son muy similares, también va a reaccionar con el agua generando una forma activa que es el ácido hipobromoso.

Las ventajas que presenta el bromo frente al cloro es que tiene una mayor tolerancia a variaciones de pH, por lo que su espectro de actuación es más amplio que el del cloro, además es inoloro y la irritación ocular es prácticamente inexistente, sin embargo, como desventaja nos encontramos con que va a ser un producto más caro.

Bromo para piscinas

Ozono


El desinfectante más rápido y potente del momento es el ozono, éste va a hacer frente a los patógenos más complicados como es el caso de las amebas, además, las aguas tratadas con ozono presentan una coloración azul más bonita que aquellas tratadas con otros productos.

El ozono es un gas activo que reacciona inmediatamente al contactar con bacterias u otros contaminantes e impurezas del agua. Al ser un gas no estable, puede convertirse rápidamente en oxígeno in situ por lo que se introduce inmediatamente en el agua circulante de la piscina. Se comercializa como aire seco que pasa por un campo ionizante que lo transforma en oxígeno, por ello va a requerir de una instalación especial para su funcionamiento en la que también ha de haber un filtro de ozonización para eliminar todo aquel oxígeno que no ha reaccionado y queda en estado tóxico.

Otras ventajas que tiene el ozono a parte de su gran eficacia como desinfectante es que también actúa como un potente floculante (de ahí el bello color azul cristalino que queda en el agua) por lo que hace innecesario el uso adicional de crtuchos o líquidos floculantes necesarios en otros tipos de desinfección.

Cabe destacar que es inoloro y totalmente inocuo para las personas. El problema que presenta el ozono es que requiere de una instalación costosa pero posteriormente no se necesita ningún gasto en reactivos, por lo que a la larga, la inversión se ve amortizada.

Filtración por ozono

Clorador salino (electrólisis de sal)


Es un método natural que consiste en disolver una mínima cantidad de sal en el agua de la piscina tras haber instalado previamente un clorador salino, el agua parcialmente salada se hace pasar a través de unos electrodos (láminas de titanio) que se han instalado de forma intercalada en las tuberias del retorno del agua a la piscina posteriores a la depuradora. Cuando la sal contenida en el agua pasa por dichos electrodos, se convierte en su forma activa y por tanto en un potente desinfectante que mata bacterias, algas y hongos. Tras pasar los electrodos la sal vuleve a su estado incicial sin pérdida alguna de dicho elemento.

Filtración por clorador salino

Algunas de las ventajas de este sistema son las siguientes:

- Es un desinfectante natural del agua que no tiene efectos nocivos sobre las personas, al contrario, la sal al contacto con la piel hace la función de antiséptico y al contrario que cualquier otro producto químico, no deja ninguna clase de residuo que pudiera ser perjudicial, cabe añadir que tampoco causa decoloraciones en los tejidos de los bañadores como ocurre con el cloro.

- Es más seguro que el empleo de algún produto químico ya que se trata de un elemento natural e inocuo que no daña al medio ambiente ni a las personas y se recicla contínuamente sin ningún problema, sólo requiere de una energía limpia, la electricidad.

- Es un método muy económico ya que hay un máximo ahorro en productos químicos y la electricidad requerida es la equivalente a la de una simple bombilla.

- Supone un sistema muy cómodo que no requiere mantenimiento y además aumenta la comodidad del baño ya que se ha visto que aquellas piscinas con clorador salino no presentan molestia alguna por parte de abejas ni avispas.

- Se elimina la necesidad de usar floculante ya que las partículas que enturbian el agua son agrupadas al pasar por el clorador salino haciendo más fácil su filtración.

Como desventajas tenemos que el clorador salino va a requerir un control del pH un poco más exhaustivo porque tiende a subirlo por lo que de vez en cuando se requerirá emplear un minorador de pH.

 

Lámparas UV


La luz que recibimos del sol es un tipo de radiacción electromagnética, es la denominada radiacción ultravioleta. Cuando tenemos una longitud de onda de 254 nanómetros (unidad en la que se mide esta radiacción) los rayos ultravioleta se denominan UV-C y es el momento en el que tienen una gran capacidad de destruir los microorganismos (hongos, bacterias, virus, moho, etc.). 

Escala radiación

En el sistema de tuberías de retorno, se intercala una lámpara de radiacción ultravioleta, cuando el agua pasa por su interior, los rayos UV-C penetran en el interior de los microorganismos y destruyen su ADN de modo que los elimina y evita que se reproduzcan y proliferen en la piscina.

Lámpara de radiación ultravioleta

Todo el sistema de desinfección UV requiere también de un dosificador de oxígeno remanente y de un regulador automático de pH que se colocan también a lo largo del circuito. El oxígeno remanente activo se encargará de impedir la aparición de algas y con el pH se optimiza la acción de otros productos y se evitan las calcificaciones.

Sistema de desinfección UV

Como ventajas de este sistema tenemos:

- No requiere cloro ya que su efecto desinfectante se refuerza con oxigeno remante activo y por tanto evita su olor desagradable al igual que las irritaciones que éste provoca.

- No genera residuos químicos y por tanto reseta el medio ambiente y la salud.

- Gracias al regulador automático de pH y a la ausencia de cloro, nuestra piscina no necesita mediciones continuadas.

Este mecanismo sin embargo tiene algunas desventajas:

- Las amenazas se eliminan en el agua al pasar por la lámpara pero si tuvierámos el microorganismo adherido al vaso de la piscina (juntas del gresite, paredes, etc) no se evitaría una nueva contaminación, por ello se recomienda tener siempr una mínima cantidad de cloro en el agua para evitar esas situaciones.

Para evitar esta situación, existe la posibilidad de combinar el tratamiento de radiacción ultravioleta con el de clorador salino para mantener de este modo limpa tanto el agua como el vaso de la piscina sin necesidad de usar productos químicos. Esta nueva técnica se conoce como Neolysis.

 

Floculación


Los materiales coloidales (en suspensión) que hay en el agua procedentes de residuos tales como polvo, algas, esporas, insectos, arenilas, etc.,  no son retenidos por el lecho del filtro debido a su minúsculo tamaño por lo que siguen circulando en la piscina causando un aspecto turbio del agua para eliminar estas partículas es necesario el uso de un floculante.

Este producto en sí no es un desinfectante pero ayuda en la tarea de limpieza y saneado del agua, el efecto que genera en el agua es que las partículas en suspensión que hay en ella y que por su minúsculo tamaño no son atrapadas en los filtros, se depositen en el fondo y aumentan de tamaño para que de este modo sí puedan ser retenidas en el proceso de filtración.

Este producto está diseñado para su uso sin robot, por ello si se usa robot, se recomienda que se emplee una cantidad de floculante inferior a la marcada por el fabricante, ya que al aumentar de tamaño las partículas podría causar problemas en su funcionamiento. Otra opción es que mientras dure el tratamiento con floculante no se emplee el robot, así podría usarse la cantidad recomendada por el fabricante sin problema alguno.

Principio de floculaciónAcción del floculante

Temperatura


Para que sea menos probable que nuestra piscina tenga problemas de microorganismos, es muy importante controlar también la temperatura, ésta ha de estar en un intervalo de 20 a 30 grados siendo la ideal de 24 a 28 grados. Por debajo de 18 grados el agua está demasiado fría para un baño agradable pero no habría nigún problema de microorganismos, sin embargo por encima de 24 grados ya comienza a haber riesgo de proliferación de patógenos ya que éstos prefieren las altas temperaturas y por tanto a mayor tª del agua mayor posibilidad de su desarrollo.

Termómetros de piscina tematizadosTermómetro de piscina digital

Invernador


Cuando llega el invierno, la temporada de baño toca a su fin pero no quiere decir que también su mantenimiento, no. En la época de frio, lluvias, heladas y nieve el agua debe de ser tratada para evitar la proliferación masiva de bacterias y algas ademas de evitar la precipitación de cal de modo que cuando se aproxime la nueva temporada cueste menos trabajo ponerla a punto de nuevo ayudando a alargar la vida tanto de la instalación como de los aparatos que integran la piscina, además, el proceso va a hacer que el agua entre en un estado de reposo y al estar tratada se evita que halla que desecharla al final del invierno por haberse deteriorado y tener que volver a llenar la piscina entera, es decir, si tratamos el agua también en invierno lograremos un gran ahorro económico.

Antes de poder agregar el invernador a la piscina se debe limpiar bien todas las paredes ya sea manualmente o con el limpiafondos, tendremos que asegurarnos de que el pH esté correctamente entre 7,2-7,6, realizar una cloración de choque y poner en macha el proceso de filtración durante un día. Al día siguiente se limpia el filtro y ya se puede añadir el invernador.

Se recomienda hacer una nueva adición de producto invrnador a mitad de la temporada invernal.

 

CONSULTE LOS MANUALES DE USO Y RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS DE CADA PRODUCTO EN LA SECCIÓN DE MANUALES, ADEMÁS EN NUESTRO BLOG SERÁN INFORMADOS DE TODAS LAS NOVEDADES Y TENDRÁN RECORDATORIOS DE CUÁNDO DEBE USARSE CADA UNO.

 

 
Imprimir Documento